Banner Top

Coubertin, el humanista olímpico

Reportaje publicado en julio de 2012 en el dossier especial de los Juegos Olímpicos de la revista "Historia y vida".

En abril de 1896 se inauguraron en Atenas los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna. Su restauración tras quince siglos de olvido fue fruto del tesón de un hombre, el francés Pierre de Coubertin, que soñaba en conseguir el entendimiento mundial a través de la competición deportiva. Los hechos, sin embargo, le demostraron la dificultad de su empresa humanística. 
 
La historia de la restauración de los Juegos Olímpicos modernos es la historia de una utopía. Su impulsor, el aristócrata francés Pierre de Frédy, barón de Coubertin, vio en el deporte un elemento educativo renovador que, en caso de propagarse, ocasionaría una transformación de la sociedad. Fueron las circunstancias históricas de finales del siglo XIX las que llevaron a este parisino, nacido en 1863, a abanderar un proyecto tan revolucionario. Desde 1871 Francia había dejado de ser la principal potencia occidental tras caer derrotada ante Prusia. Ello había sumido al país galo en una profunda crisis política y social. Esta realidad no pasó desapercibida a un joven Coubertin que, poniéndose en contra a su familia, decidió dejar la carrera militar que le había estado reservada. Hacía tiempo que le perseguía una obsesión: cambiar la sociedad desde la educación.
 
Después de la guerra franco-prusiana, las grandes decisiones políticas se tomaban en Berlín, la cual se había convertido en el nuevo motor de la Segunda Revolución Industrial. Coubertin atribuyó este nuevo despuntar alemán a su sistema educativo. Sin embargo, los ambientes intelectuales antigermanos en los que se movía, le animaron a fijarse en la Gran Bretaña victoriana, poseedora entonces del mayor imperio colonial de todo el mundo.

Para seguir leyendo cliclad aquí.

És molt recomanable aquest article de Toni Padilla (diari Ara, 29/07/2016) titulat "Els grans pecats capitals dels Jocs Olímpics".

En aquest vídeo de "La noche temática de la 2" trobareu més informació sobre els Jocs Olímpics nazis de 1936. Aquest article parla del mateix.

Aquest article parla sobre la idiotesa dels valors olímpics.

No us podeu perdre aquest article sobre el racisme en els Jocs Olímpics moderns. Es titula "El tercer home".

Aquí teniu la meva intervenció a la secció de Sapere aude, del programa Múltiplex d'IB3 Ràdio (03/08/2016). Parl sobre "Tenen sentit avui els Jocs Olímpics?".

 

Sócrates: el tábano de la democracia

Reportaje publicado en abril de 2011 en la revista "Historia y vida" (Nº 517)

Los griegos consideraban que la belleza física era el reflejo de la belleza interior. De acuerdo con esta premisa, Sócrates (470-399 aC) sería la excepción que confirma la regla. Quien fue proclamado por el oráculo de Delfos como el más sabio de todos los hombres, no destacó precisamente por tener un buen físico. De hecho, su pequeña estatura, vientre prominente y nariz respingona le granjearon el apodo del “sileno” en alusión al cabecilla de los sátiros, famoso por su fealdad.

Sócrates, sin embargo, hizo caso omiso a estas burlas. Su máxima preocupación fue sacudir consciencias en el período más esplendoroso de la democrática Atenas de Pericles. Esta preocupación, en cambio, no la trasladó a su ámbito personal. Su mujer lo denunció por desatender a sus tres hijos, los cuales, según una leyenda, terminaron siendo unos díscolos. La anécdota reflejaría la incapacidad que tienen los grandes genios por encauzar sus propias vidas.
 
A este pensador ateniense de espíritu inconformista le gustaba decir que su trabajo era hacer con las palabras lo que su madre, comadrona, hacía con las manos. En su caso, no ayudaba a parir cuerpos, sino ideas. De ahí que bautizara su método filosófico como mayéutica (“el arte de la comadrona”). Atizaba los diálogos con una ironía basada en su máxima “sólo sé que no sé nada” y en el lema délfico “conócete a ti mismo”: mediante la formulación de una retahíla de preguntas conseguía hábilmente que sus interlocutores se despojaran de cualquier tipo de prejuicio para asumir su ignorancia sobre un tema concreto. A partir de esta cura de humildad y haciendo caso a su daimon o “dios interior” –que hoy llamaríamos sentido común-, podían empezar a buscar la verdad, que, para el “sileno”, nunca sería absoluta, sino tan sólo una aproximación.

Para seguir leyendo cliclad aquí.

Aquí teniu un llistat de novel·les sobre la figura de Sòcrates.

Aquí teniu el fragment d'"Apologia de Sòcrates", on Plató narra els darrers moments del seu mestre. La traducció és de Joan Crexells (Edicions 62, 2008):

Sòcrates, just després de saber la notícia, es dirigeix a aquells que l'han condemnat a mort:

"Quant al que vindrà després, jo desitjo fer-vos una predicció, a vosaltres que m'haveu condemnat; car estic en el moment que els homes prediuen millor, quan han de morir. Jo us dic doncs, a vosaltres que em feu morir, que immediatament després de la meva mort, tindreu un càstig molt més dur, per Zeus, que aquell amb què m'haureu fet morir. Car haveu fet això pensant que apartaríeu de vosaltres l'haver de donar compte de la vostra vida; però us passarà molt al contrari, us dic. Els que us demanaran comptes seran molts més [...]; i seran molt pitjors perquè seran més joves i us molestaran molt més. Car si penseu que matant els homes impedireu que hi hagi algú que us faci retrets perquè viviu malament, no penseu pas bé. Aquesta escapada no és ni eficaç ni noble; només una n'hi ha de noble i ràpida: no tancar la boca als altres, sinó tractar un mateix d'esdevenir el millor possible."

Sobre aquest fragment, la professora Mònica Miró fa la següent reflexió:

"De res no serveix, dic ara jo, tancar boques, empresonar idees, exiliar molèsties. El que cal, en aquesta vida, és veritat, sentit autèntic de la justícia, llibertat d'expressió, diàlegs que resolguin problemes. Sentit comú i coherència. I bogeria també, una miqueta, la necessària per saber gaudir del temps que ens és dat, que, recordem-ho, més breu o més llarg, dura tan sols una vida"


Com a bon borinot que era, a Sòcrates li escauria molt bé aquesta peça de N. Rimski-Kórsakov, "El vol del borinot":




I aquí teniu la cançó del cantant valencià Pau Alabajos titulada "La pell del brau", molt ajustada al personatge de Sòcrates:




Artículos del web relacionados:

- La mort del mestre

Demóstenes: un antiglobalizador en la era clásica

Reportaje publicado en abril de 2011 en la revista "Historia y vida" (Nº 517)

En la segunda mitad del siglo IV aC Filipo II de Macedonia se las prometía felices cuando decidió invadir su vecina e idolatrada Grecia. Dados los estragos que había ocasionado la Guerra del Peloponeso entre las diferentes polis, muchos veían al monarca como el gran unificador del estado heleno y, además, su mejor salvador ante el azote persa, muy presente desde las Guerras Médicas. Hubo una persona, sin embargo, que no se dejó engañar por el filohelenismo de Filipo II. Su nombre fue Demóstenes (384?-322 aC).
 
Desde su Atenas natal, este orador de lengua mordaz pronunció las famosas filípicas, cuatro encendidos discursos contra la política imperialista del macedonio. Así de contundente se mostraba en el 352 aC en la primera de ellas: “Atenienses, fijaos en la situación. Ese hombre ha llegado hasta tal punto de insolencia que no os deja ni escoger entre actuar o manteneros en paz; os amenaza, pronuncia discursos -según dicen, llenos de jactancia- y no tiene bastante con conservar lo que ha subyugado, sino que extiende continuamente sus dominios y nos rodea de cerca por todas partes, mientras nosotros vacilamos y nada hacemos”.

Para seguir leyendo cliclad aquí.
Subscripció a aquest canal RSS
Banner 468 x 60 px